Bolivia aguarda que su crecimiento anual de generación distribuida sea de 5 MW y, a mediano plazo, superar la barrera de los 40 MW, es decir, tener una potencia instalada de dicha tecnología veinte veces mayor a la actual (poco más de 2 MW). 

Así lo aseguró Alejandro Quispe Ramos, Director de Energías Alternativas del Viceministerio de Electricidad y Energías Alternativas de dicho país, durante la Cumbre Latinoamericana de Generación Distribuida.

– ¿De qué manera? – «En marzo del corriente año se promulgó el Decreto Supremo N° 4477 con los objetivos de establecer las condiciones, normar la actividad de la GD y determinar la retribución de la energía inyectada a la red eléctrica por los generadores distribuidos», explicó. 

Además, el funcionario destacó que «se pensaron otros mecanismos de promoción de la GD, no sólo liberar los aranceles de los inversores y medidores bidireccionales  que en breve tiempo saldrá, sino también realizamos talleres de socialización, tanto a las distribuidoras, instaladores, generadores que ya operan».

Por otra parte, el Director de Energías Alternativas de Bolivia mencionó que la reglamentación de tal país «dispone que la GD sea retribuida desde un piso como es el precio de generación hasta un techo que es la tarifa del usuario final».

Todo este marco normativo se da ya que, desde 2014 se encuentra implementada la reglamentación que le permitió incrementar la potencia instalada renovable y 200 MW, principalmente con energía solar y eólica. Según la última información  

A ello se le debe sumar que desde hace algunos meses realizan el registro de instaladores y empresas relacionadas a la GD con el foco puesto en «cuidar el equilibrio entre las distribuidoras existentes y el mercado que se genera».

Justamente las distribuidoras tendrán un papel fundamental ya que tendrán la oportunidad de normar a través de una coordinación con la Autoridad de Electricidad para ver cómo será la instalación de este tipo de paneles de usuarios, según averiguó Energía Estratégica semanas atrás. 

Ante este progreso de las energías limpias, Alejandro Quispe Ramos ratificó que “es importante incrementar la capacidad y cubrir la demanda con energía renovable y generación distribuida».